Lugares interesantes

 
 

La Iglesia de Santo Tomás, en el barrio de Eleizalde corona una colina desde donde puede observarse gran parte del municipio de Arratzu.

Como hemos mencionado, cabe pensar que esta iglesia es anterior a la configuración del municipio de Arratzu constituyéndose en parada obligatoria de los peregrinos del camino de Santiago de Zenarruza a Gernika. La capilla originaria debió ser más pequeña que la actual ya que recientes excavaciones arqueológicas han constatado la continuación de la calzada medieval hasta el interior del volumen arquitectónico actual.

El primigenio templo pudo ser construido entre los siglos XII y XIII, siendo reedificado en el primer tercio del siglo XVI.

Aunque el patronazgo de la parroquia correspondía en ¾ partes a la casa solar de los Arteaga y ¼ a la casa Mezeta, su jurisdicción eclesiástica era más amplia que la civil, beneficiándose varias casas del concejo de Ajangiz y otras de los municipios de Gautegiz-Arteaga y Mendata.

Entre los materiales utilizados destacan la caliza roja de Ereño y piedra arenisca del monte Oiz. La torre de las campanas y el pórtico que rodea la iglesia datan del siglo XVII. Frente a la iglesia destaca la Casa Cural de estilo neoclásicista construida entre 1839 y 1841.

La iglesia posee uno de los más importantes coros barrocos de Bizkaia, donde fue frecuente durante el siglo XVIII sustituir viejas estructuras de madera por obras de cantería.

El pórtico es muy interesante; hay que considerarlo como uno de los mejores en su género, junto al encachado tradicional se encuentra también el tipo de pavimento enlosado. Las losas son bastante regulares, la mayor parte de arenisca.  Como la mayor parte de los pórticos, conserva la mesa de la anteiglesia "Txopitel-arria" o “fiel-arria” donde en los siglos pasados se resolvían los asuntos del municipio y se redactaban las decisiones adoptadas antes de generalizarse la figura del alcalde.